La función de un agente inmobiliario.

Una de las cosas por la que la mayoría de las personas suelen luchar durante su vida productiva es ahorrar cierta cantidad de dinero para tener un techo propio, un lugar que le proporcione seguridad durante su vejez y donde pueda compartir con sus seres queridos. Emprender la búsqueda del apartamento o casa soñada puede resultar un riesgo, ya que si no se cuenta con los conocimientos y orientación necesaria para realizar una buena elección, puede caer en manos de un estafador. Una situación cada vez más común en la República Dominicana.

Anuncios Google

Para realizar una inversión en una casa o apartamento se debe investigar a fondo a la persona que hará la gestión.

Entonces, ¿qué hacer? ¿Quién es la persona o institución que te puede servir? Pues lo que hoy en día se conoce como “broker”, corredor o agente inmobiliario, un profesional que tiene la función de orientarte no sólo en la búsqueda del inmueble que deseas, sino que también tiene la misión de gestionar los aspectos legales que corresponden a la venta, compra o alquiler del inmueble.

“Esta gestión de negocio 20 o 30 años atrás no era tan común como lo es en la actualidad, pero los tiempos han cambiado, y como todo en la vida es un proceso evolutivo, era predecible que el sector inmobiliario cambiara también, pero para mejor”, explica Alenny Garabito, presidenta de la Asociación de Empresas Inmobiliarias de la República Dominicana (AEI).

Garabito señala que uno de los factores por el que la presencia de un corredor inmobiliario se haya vuelto importante y necesaria durante la búsqueda, selección y cierre de una transacción se debe a que existe la posibilidad que el interesado caiga en una trampa legal por no conocer los puntos a tomar en cuenta para ejecutar su venta o compra.

“Un agente inmobiliario debe ser abogado, mercadólogo, financiero, e incluso, psicólogo para poder cumplir con sus funciones al pie de la letra. Algo que no sólo ha beneficiado al sector, sino que también beneficia al cliente, pues lo protege”, comenta Garabito.

Las características del agente inmobiliario.
Además de saber vestir, tener el manejo de un buen hablar y cortesía para tratar con las personas, un broker debe ser un profesional conocido del sector que sepa desde ver en su cliente sus necesidades y sus posibilidades.

“Otro punto, que también obedece a los cambios que ha sufrido el sector inmobiliario, es que ya el corredor no sólo maneja un acto de venta, también vende su persona que se convierte en un activo para el negocio. Esto aporta seguridad, responsabilidad y legalidad, tanto para la empresa inmobiliaria, como para el cliente.”, agrega Garabito.

El que se conozca las cualidades personales y la preparación profesional del agente ayudan a que el sector inmobiliario se fortalezca. También explica que le preocupa que los interesados en comprar o alquilar un inmueble no sepan dónde y a quién dirigirse, debido a múltiples caso que han sido llevados a la justicia; por lo que para prevenir esto recomienda que investigue, siendo una buena opción acercarse a la Asociación de Empresas Inmobiliarias para empaparse de cómo se debe actuar.

Es de vital importancia que al acudir a un agente inmobiliario verifique la legitimidad de la compañía a la que pertenece, y si es agente libre indagar sobre su experiencia y con otros profesionales del sector.

“Los corredores de bienes raíces están para cuidar la inversión de las personas, no para timarlos. Es cierto que existen muchas personas sin escrúpulos que entran al negocio para hacer daño, pero para eso se ha creado la AEI, para regular normas y leyes que protejan al constructor, al inversionista y a los gestores”, sostiene Garabito.

Un broker debe conocer todos los aspectos legales.

Todo aquello que engloba un cierre inmobiliario debe manejarlo un agente (papeles, título, carta de trabajo, etc.). El corredor debe operar desde encontrar algo que se acomode a tus gustos, necesidades y posibilidades, hasta lograr que toda tu inversión sea segura.

“Un corredor nunca suelta su cliente. Porque es posible, que luego de cinco años el comprador necesite una ayuda legal para hacer otras transacciones. Por lo que es aconsejable que seleccione uno que además de tener experiencia, pueda proveerle todos los servicios que usted necesite”, añade Garabito.

Cuando escoja un agente, más que nada, hágale muchas preguntas para despejar cualquier duda, y si ése no le convence, busque otro que llene sus expectativas.

Fuente: elcaribe.com.do

Anuncios Google

Be Sociable, Share!

,

No comments yet.

Leave a Reply