¿Es mejor utilizar un agente inmobiliario para comprar o vender una propiedad?

Cuando vendía mi apartamento, pensé que por mi experiencia en publicidad online y mi habilidad para promover cualquier producto por el internet, no necesitaba de un agente inmobiliario para vender mi apartamento. Efectivamente, me llovían las llamadas y las personas que querían ver el inmueble. Estaba dispuesto y entusiasta a enseñar el apartamento a todo Santo Domingo. Sin embargo, al cabo de 3 o 4 visitas, estaba exhausto.

Primero, tenía que dejar mis compromisos para dedicarme a mostrar la propiedad a personas, que por la mayoría eran curiosas, o que tenían planeado comprar en un futuro, iban “comparando”, mientras yo perdía mi tiempo. Quería vender ya, no dar tours de museo. Caí en la cuenta de que de las 100 personas que visitan una propiedad, sólo una termina comprando. Para un agente inmobiliario, las demás 99 no se pierden. Son prospectos. Pero a un propietario ¿de qué le sirven?

Por mi falta de experiencia, no sabía ni organizar el tiempo, ni depurar la lista de mis solicitantes. No es que no quería mostrar el apartamento a todo el mundo, pero determinar a qué perfil de persona le podía realmente interesar era asunto de alguien que tiene cierta experiencia en el área. Llegué a mostrar la propiedad a 38 personas, de las cuales ninguna compró. Son 38, de 20 minutos de traslado (10 de ida, 10 de regreso – suerte que mi oficina quedaba cerca) + 30 minutos en el lugar. Para volver 25 minutos después a repetir el mismo proceso: 10 minutos para ir + 30 de tour + 10 para regresar.

En realidad no dependía de mí tantos viajes, las llamadas llegaban al azar, las atendía igual. Cada persona tenía una hora que podía pasar y además, entendí que no era cortés ni sensato mostrar el inmueble a más de un prospecto a la vez. Así desperdicié 1,520 minutos de mi preciosa agenda. Finalmente el apartamento se vendió, pero por medio de un agente inmobiliario amigo.

Desde entonces, decidí dejar ese asunto en manos de los que saben de eso, que le gusta esta profesión y que se la tome en serio.

Entiendo que por las siguientes razones, debemos utilizar el servicio de un agente profesional:
– Se te hace más difícil vender una propiedad, ya que no es tu profesión.
– Requiere de un aprendizaje vender inmuebles, no tienes que aprender ad hoc cada cosa que necesites en la vida, no es rentable, para eso están los especialistas.
– El aprendizaje requiere de tiempo y tropiezos. Tu tiempo es para otra cosa.
– Te hace perder dinero, para ti no es negocio.
– Es agotador, para eso tienes ya tus tareas cotidianas.

Errores míos y tuyos al querer comprar o vender un inmueble por nuestra cuenta:
– No venderás más cara la propiedad, por venderla sin intermediario.
– Ni te saldrá más barato sin ayuda de un especialista, si vas a comprar un inmueble, ya que no manejas los precios reales del mercado.
– No haces la mejor negociación, por más experiencia que tengas negociando otros rubros.
– Te puede retrasar el proceso por falta de experiencia. Un detalle, un documento que te falta, puede retrasar el desembolso, aún después de cerrar la negociación. El agente profesional puede orientarte y hacerte ver detalles del inmueble que puedes corregir fácilmente y agilizar su venta o alquiler.
– El agente inmobiliario puede orientarte sobre el precio que deberías pedir u ofrecer (los dueños de inmuebles muchas veces sobrevaloramos o subvaloramos nuestra propiedad).

– La tasación no vende, sino el mercado (el cliente que compra y la demanda actual del mercado). La tasación de un inmueble sólo brinda una comparativa de mercado o el costo de reposición del inmueble, no vende. Es el mercado que fija el precio. Nadie mejor que un vendedor de bienes raíces para conocer el comportamiento del mercado inmobiliario.

La próxima vez que me toque vender o alquiler un inmueble, mi preocupación no será si utilizo un agente inmobiliario o no, sino qué agente inmobiliario busco.”

Be Sociable, Share!
No comments yet.

Leave a Reply