Ranking vs Tráfico.

Entre los agentes inmobiliarios de la República Dominicana, los más conscientes de que una página web es una herramienta indispensable en sus oficios comparten una misma preocupación: “rankear”. Algunos quieren rankear o posicionarse en Google; otros mejorar su ranking de Alexa, y otros optimizar la página web que tienen para rankear mejor.

Es un hecho que todas las páginas web necesitan cierta optimización, tanto para mejorar la experiencia del usuario como para indexarse en los motores de búsquedas y conseguir tráfico orgánico. No basta tener el mejor website del mundo, si nadie lo conoce. De hecho, es más probable que nadie conozca tu página web, porque la cantidad de sitios web compiten en números con la población humana en el planeta.

Es una buen idea que tu sitio web esté rankeado, pero en realidad ¿qué es exactamente eso de rankear? ¿Es realmente lo que tú más necesitas?

Veamos eso un poco más de cerca.

Muchos tienen una visión un poco errada de los buscadores. Incluyendo una gran mayoría de los “gurús” SEO (search engine optimization). Un motor de búsqueda (o search engine) es un “software” cuya tarea básica consiste en “responder a requerimientos (o critrerio de búsqueda o queries) de usuarios”. Es decir, yo estoy sentado frente a mi computadora, le requiero a Google o a Bing por “Del Sentimiento trágico de la Vida, Miguel de Unamuno, formato pdf”. Los robots de Google o de Bing, que indexan a diario billones de páginas web del mundo entero, revisan en sus almacenes, cuáles de esas páginas responden “con mayor relevancia” a mi requerimiento, y me las muestran en orden descendente, según dicha relevancia.

En mi caso, por ejemplo, Google me muestra 24,400 páginas que responden de manera más o menos exacta  a mi requerimiento “Del Sentimiento trágico de la Vida, Miguel de Unamuno, formato pdf”, en orden descendente de 1 a 24,400 resultados. Ahora bien, la página que sale primero en el listado de los resultados tiene mayores probabilidades de recibir mi clic.

Pues, rankear en la primera página de Google es importante. Es una fuente de tráfico gratis y genera confianza en tus posibles clientes, quienes estarán convencidos de que si sales en la primera página es que eres realmente bueno en tu área. Pero el ranking no es exactamente como te lo quieren vender. No lo resuelves todo con sólo rankear bien en Google. Lo cierto es que los resultados orgánicos de los motores de búsqueda están recibiendo cada vez menos clics. Y, ya que los buscadores no son ya simples buscadores, sino más bien una feria, donde aparecen publicidad y anuncios pagados, búsquedas locales, búsqueda en tiempo real, noticias, resultados orgánicos y más publicidad pagada.

En el 2006, por ejemplo, las estadísticas mostraban que la tasa de clics (CTR, por sus siglas en inglés, Click Through Rate) que recibían las páginas que salían en los resultados de búsqueda era así:
En la 1ra. posición, recibía el 42.30% de los clics;
el 2do. lugar, 11.92%;
el 3ro., 8.44%;
el 4to. lugar, 6.03%;
el 5ta. 4.86%.

En el 2010, el CTR bajó así:
El 1ro. lugar pasó a recibir 36.4% ;
el 2do., 12.5%;
el 3ro., 9.5%;
el 4to.,  7.9%;
5to., 6.1%.

En el 2011:
El 1ro. : 18.20%;
el 2do.: 10.05%;
el 3ro.: 7.22%;
el 4to.: 4.81%;
el 5to.: 3.09%.

Esta baja sucesiva en la tasa de los clics se debe, en buena parte, a los factores que mencionamos más arriba: publicidad pagada que sale primero que los resultados orgánicos, seguida por enlaces de Wikipedia, el cual hizo su irrupción, no hace mucho tiempo, en los resultados de búsqueda en Google; G+1 que coloca foto de autores de las páginas, conocidos por el usuario que realiza la búsqueda, cuando éste está logueado en Gmail. Todo eso hace que puedes rankear primero que tus competidores, pero te llevas menos del botín de los clics.

Si observas los resultados de Google, verás que la parte visible de la pantalla de tu computadora, sin usar el scroll, (esa parte le dicen comúnmente “above the fold”), muchas veces, no muestra más que un solo resultado orgánico. Cualquier información que no se encuentre en esa parte de la pantalla del usuario, recibe menos atención, por consiguiente menos del 30% de los clics, en todos los casos, en cualquier tipo de página web, en cualquier parte del mundo. Eso explica el derrumbe de los clics orgánicos de los resultados de Google. Prueba tú mismo, busca algo. Verás que los resultados lucen más o menos así: de 1 a 3 anuncios arriba, que son pagados; luego enlace de Wikipedia, seguido de 1 o 2 enlaces de Youtube; después resultados orgánicos, otros anuncios pagados al final del listado y  más anuncios pagados al lado derecho de listado. Inclusive, algunos términos muy concurridos salen aún más saturados: anuncios, anuncios, anuncios; Google Maps, Wikipedia, luego Youtube,  más Youtube, anuncios, anuncios y a la derecha mapas y más anuncios.

Todo eso reduce la vistosidad de la página mejor rankeada en los resultados de búsqueda. Esto significa que rankear es sólo una parte del juego, la cual se reduce cada día más. Pues para lograr resultados concretos con tu sitio web, necesitas de algo más que “rankear”.

Acaso ¿no te percatas de algo más? Eso de “rankear” es también un poco vago. Tú no puedes rankear con todos los términos posibles. Ya que depende estrechamente de los requerimientos del usuario. Es imposible anticipar “todos los requerimientos” que pueda efectuar un usuario. La experiencia nos muestra que los usuarios utilizan requerimientos desde los más absurdos hasta los más jocosos.

Y otra cosa que puedes observar en lo que acabo de mostrar, es que los resultados que te exhiben los motores de búsqueda están estrechamente vinculados con la “relevancia” del sitio web. Te muestran los resultados que coinciden lo más posible a los requerimientos del usuario. Las páginas cuyo “contenido” es más relevante con relación a los requerimientos del usuario son las que saldrán primero. Por lo menos, en principio. No es necesariamente tan sencillo. Ya que por más relevante que sea tu página, siempre van a existir muchas otras iguales de relevantes, ya que siempre existe alguien que hace lo mismo que tú haces. Hay un sinnúmero de criterios que hacen que una página se posicione mejor que otras. Pero no vamos a tratar de eso ahora mismo.

Vamos a decir que necesitas que tu sitio web sea relevante, si deseas posicionarte en los buscadores. Por ejemplo, el resultado de mi requerimiento varía, cuando en lugar de “Del Sentimiento tragico de la Vida, de Miguel de Unamuno, en formato pdf”, yo pongo “Del Sentimiento tragico de la Vida .pdf”, obtengo ahora cerca de 24,700 resultados. O sea, 300 páginas más al sustituir las palabras ‘en formato’ por un punto delante de ‘pdf’, también con “Del Sentimiento tragico de la Vida Unamuno .pdf”, sólo 2,320 resultados. Sin embargo, sigo buscando el mismo libro.

Es decir, toda la actividad de buscar gira en torno a “palabras clave”. Si cambiamos las palabras de nuestros requerimientos, los resultados que nos muestran los buscadores varían sustancialmente.

Con eso, quiero mostrarte que lo primordial no es rankear lo que más necesitas, sino tráfico, tráfico y tráfico. Tráfico significa que debes actuar desde diferentes fuentes para traer visitas a tu página web. Igual que la célebre frase de Bill Gates en el 1996: “Content is king” – el contenido es rey – , quiero que sepas que el verdadero rey es el tráfico. Todos los sitios web lo necesitan y nunca se sacian. Desde el sitio web que tú acabas de crear, hasta el número uno del mundo. Nadie  se ha saciado de tráfico. Google quiere más tráfico para mantenerse como no. 1; Yahoo quiere más tráfico para recuperar ese puesto; Facebook quiere también para quitarle el puesto a Google. Tú quieres más para ser líder en el mercado inmobiliario de Republica Dominicana, yo también quiero más para estar siempre en tu mente.

El tráfico es rey, Rankear es sólo un peón.

Be Sociable, Share!

, , ,

No comments yet.

Leave a Reply